Dark Mode On / Off

Historia de Balmaseda desde el siglo VIII al XIX

Once siglos de historia

Del siglo VIII al XIII

La villa encartada de Balmaseda obtuvo su Fuero de Logroño el 24 de enero del año 1199, otorgado por el noble Lope Sánchez de Mena, señor de Bortedo y Valmaseda. La Carta Puebla le fue dada a una población que ya existía anteriormente, dependiendo del Reino de Asturias durante el siglo IX (año 835). A mediados del siglo X, queda bajo la soberanía del rey navarro Don García, que había vencido al Conde Fernán González de Castilla. En el siglo XI, Don Sancho el Mayor, nieto de Don Sancho Abarca, hereda el Condado de Castilla, por su mujer doña Muña Elvira y se afianza más la dominación sobre la comarca de Las Encartaciones, incorporándola a la Corona de Castilla tras la Batalla de Atapuerca, ganada por el rey Fernando I. En los últimos días del año 1255, el rey don Alfonso X, se apodera de Valmaseda. En el año 1274 Valmaseda es restituida a don Lope de Haro, pero en el año 1288 el rey Don Sancho mata a Don Lope y se apodera de Valmaseda.

Maqueta de Balmaseda en el Museo de Historia de la villa

El Siglo XIV

En el año 1306 Don Diego López de Haro expresa que no hubiese carnicería, panadería, taberna ni otra tienda desde Son de Sámano hasta Villasana, salvo en Valmaseda. En el año 1311, Valmaseda pasa a la corona Real. Año 1394, se crea la Santa Hermandad para frenar las Luchas de Banderizos y al año siguiente la Villa de Valmaseda pasa a pertenecer al Condestable de Castilla, D. Juan de Velasco, por venta del rey Enrique III, necesitado de fondos para financiar la guerra contra Portugal. Pocos años más tarde, en el 1399 se incorpora al Señorío de Vizcaya tras el pago de 5.000 florines de oro al Condestable, Valmaseda consigue ser una villa libre y en el año 1400 queda incorporada definitivamente al Señorío de Vizcaya.

El siglo XV

Los Reyes Católicos confirman a Valmaseda todos sus Fueros y Privilegios, nombrándola Cámara de su Condado y Señorío de Vizcaya. En 1483 el Concejo de Valmaseda dispone que ningún judío se avecindase en la Villa, ni contrajera matrimonio con balmasedana comenzando las persecuciones a los judíos, produciéndose un motín contra ellos en 1486 año en que fueron expulsados definitivamente de la villa.

El siglo XVI

En 1520 aparecen los primeros martinetes de cobre en la villa y en 1528 se celebran las primeras corridas de toros que desde entonces, sin interrupción, se produce la compra de toros para las fiestas de Balmaseda, junto con el montaje de las barreras correspondientes, apareciendo en las Cuentas de Propios Municipales. En 1530 se producen hambrunas por la falta de pan. En 1552, se tienen las primeras referencias de prostitutas en los libros municipales. En 1565 se tiene noticias de la primera de las epidemias de peste que duró todo el siglo, murieron apestados en 1580 el primero y el segundo alcalde y el tercero “se quedó mucho tiempo en cama”.  Entre los años 1585 y 1590 fue el preludio de la peor peste sufrida por Valmaseda en el transcurso del siglo XVI, en 1599 se produjo la Gran epidemia de peste que comenzó en Mayo y duró 7 meses; murieron unos 300 habitantes sobre un total de 700.

El siglo XVII

En el año 1607 se hicieron grandes excomuniones que se repitieron en 1622. En el año 1633 tuvo lugar la visita de los inquisidores de Logroño, el Licenciado Salazar y el Licenciado Calderón, decretando al año siguiente nuevas excomuniones. El 3 de diciembre de 1608 se produjo un incendio de tal dimensión que duró 3 días, quedando destruidas gran parte de las viviendas de la villa. En 1666 se funda el Convento de Santa Clara. Los 20 años que van desde 1668 a 1688 son años pésimos, de malas cosechas, sequías y frecuentes pestilencias, situación que se agudiza especialmente entre 1673 – 1677. En el año 1679 se construyó el Puente Nuevo (Puente del Millonario) y al año siguiente, las riadas arrasaron las cosechas hecho que se repitió el año 1689.

Iglesia y convento de Santa Clara (Lámina de F. Hierro para el VIII Centenario de la villa)

El siglo XVIII

En 1712 llegó desde Roma el cuerpo de San Bonifacio y se instaló en una urna en la iglesia de San Juan. Durante los años 1714 y 1717 se abre el camino de Orduña y se traslada la Aduana de Valmaseda a Bilbao, esta vez temporalmente, hecho que produjo las Machinadas, revueltas populares por el traslado de la Aduana, siendo recuperada en 1722. En 1726, se remataron las torres de San Severino y de San Juan, obras realizadas por Lázaro de la Incera. Hacia 1730 se construyó la Casa Consistorial de Valmaseda y en 1732 se fundó el Convento de Frailes Carmelitas Descalzos (en el lugar donde actualmente están los Talleres de La Robla), gracias al mandado de un beneficiado del cabildo, abriéndose al culto en el año 1748.   Entre 1763 y 1765 se comienza a construir el nuevo camino hacia Castilla por Orduña perdiendo Balmaseda el Camino Real y con ello la mayor parte de su comercio. En el decenio de 1764 a 1774, se produce la Década crítica para Balmaseda que coincide con una escalada de precios ya iniciada anteriormente. Entre los años 1768-1772 se produjo una epidemia de fiebres ardientes. En 1773 se prohíben los bailes en descampado. En 1783, los festivos no dominicales eran 36 cada año y, aunque algunos coincidieran en domingo, se conmemoraba con preferencia el santo que correspondiera a ese día. En 1785 tiene lugar la retirada del Ejército Real por Balmaseda y entrada de los franceses en Bilbao durante la guerra de la Convención francesa. En 1790 el Obispo de Santander prohíbe los bailes en la festividad de San Roque. El siglo terminó con una nueva epidemia de peste.

Ayuntamiento de Balmaseda (Lámina de F. Hierro para el VIII Centenario de la villa)

El siglo XIX

Comienza el siglo con nuevas epidemias de peste que produjeron gran mortandad. En 1808 Valmaseda fue invadida por las tropas francesas del general Chasse, que la incendiaron, quedando arrasadas mitad de los edificios de la villa. Se solicita concesión de arbitrios para reedificación de casas quemadas tras finalizar la Guerra de Independencia contra Francia.   En 1809 fue saqueado el Convento de Carmelitas y en 1812 se construye el antiguo Cementerio de Valmaseda junto a la iglesia de San Severino.   En 1824 se afianza el sistema de elección y se reitera que los 24 vecinos representarían a todo el pueblo y en unión del Ayuntamiento particular decidirían y resolverían. En 1834 se produce en la villa un brote de cólera.   En 1839, tras la desamortización de Mendizábal, fue expropiado el Convento Carmelitas que fue puesto a la venta y comprado por D. Gaspar García ordenando su demolición en 1841. En ese mismo año tuvo lugar la supresión definitiva de la Aduana de Valmaseda, que fue instalada en Bilbao. Tras la apertura del Camino Real hacia Bilbao, se construye un puente más moderno, llamado Puente Bilbao, más tarde denominado Puente del Celemín. En 1848 Martín de los Heros finaliza su obra “Historia de Valmaseda” y en 1853 la obra “Memorias históricas de la Villa de Valmaseda” por Enrique de Vedia. En 1849 se produce un brote de viruela en la villa y al año siguiente, 1850, se construye el actual cementerio de la villa. El año 1855 se produjo una gran mortandad por la epidemia de cólera morbo. En 1860 comienza la creación del edificio de la nueva carnicería, que acogería también al matadero, pescadería y lavandería (actualmente acoge la Escuela Taller y la oficina de Lanbide). En 1864 se propuso levantar plaza propia en el campo llamado del Puente Nuevo (actualmente el Campo del Frontón). Alrededor del año 1874 se sitúa la máxima virulencia de las enfermedades: tisis, fiebres y tifus. En 1882 se crea la Fábrica de Boinas La Encartada y el Convento Colegio de Padres Claretianos con las donaciones de Doña Juana de Aguirre, esposa de Alejandro de Antuñano y en 1883 se fundó el Convento Colegio de las Hijas de la Cruz (actualmente la Ikastola Zubi Zaharra). En el año 1888 se produjo una nueva epidemia de viruela, tosferina, sarampión y difteria que asoló la villa. En el año 1890 se produjo la llegada de los Ferrocarriles del Cadagua y el comienzo de las obras de los Ferrocarriles de La Robla a Valmaseda, que instalaron en la villa los Talleres Generales de la Compañía, tras ceder el ayuntamiento 10.000 metros cuadrados de terrenos gratis. En 1891 D. Martín de Mendía funda la nueva Escuela de Comercio y Dibujo, luego de cerrar en parte el Colegio de Primera Enseñanza y Dibujo que había sido abierto en 1887. En 1895 fue demolido el pórtico de la fachada sur de la iglesia de San Severino en la reforma del templo.

Documentación:
“Fuentes y Métodos para una Historia Local: Balmaseda, 8 siglos de historia“ de Julia Gómez Prieto

_____________________________________________________________

822 aniversario

Este domingo se celebra el 822 Aniversario de la fundación de la villa de Balmaseda y, para celebrarlo, la Asociación Harresi pone a disposición de los vecinos el libro «Balmaseda, siglo XX. Memoria gráfica. Volumen 2. La villa y su gente«.

Portada del libro

Puedes adquirirlo en las librerías de Balmaseda desde el viernes 22 de enero de 2021 al precio de 20 euros ejemplar.

Si resides fuera de la villa y deseas adquirirlo, puedes hacerlo en esta misma página web pulsando en el siguiente enlace:

Balmaseda, siglo XX. Memoria gráfica. Volumen 2. La villa y su gente

_____________________________________________________________

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Total Page Visits: 1145 - Today Page Visits: 3

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *